martes, 16 de julio de 2019

Donde comen dos, comen tres , y cuatro, y cinco,,,,



Ciertos caballeros al autor
Cristóbal de Castillejo.

Siempre en jueves, de la cena
por remembrança y memoria,
solemos estar en pena;
pero vos, según se suena,
diz que estuvistes en gloria.

Los banquetes son crueles
do carne sola se da;
mas esto no se dirá,
pues las tortas y pasteles
bien las supimos acá.

viernes, 14 de junio de 2019

Generosidad y gratitud.

























  Generosidad: Esa es la cualidad de quienes teniendo tiempo libre, lo dedican a preparar estas salidas a la montaña para que todos los que les acompañamos disfrutemos de su esfuerzo. 
  Gracias a Jose y a Melchor que por si fuera poco el trabajo que dan estas salidas a la hora de prepararlas, hacen de guías, de tutores, se preocupan de todos nosotros para que no nos ocurra nada,
nos aguantan a todos los que vamos, esperan por los que vamos marcando el fin del grupo, etc, etc, ( no acabaría),,,,,,  De verdad lo digo, su trabajo es muy de agradecer.
  Un recuerdo al grupo, que hace que estos días hayan sido inolvidables. En especial, y no es por nada, a Ramiro, que con su café, su bizcocho y sobre todo su aceite de oliva, hace que las bajadas sean más llevaderas.
  
  Ya nos queda menos para el año próximo.


miércoles, 29 de mayo de 2019

Viaje estelar.

Viajar.
Gabriel García Márquez.

Viajar es marcharse de casa,
es dejar los amigos
es intentar volar
volar conociendo otras ramas
recorriendo caminos
es intentar cambiar.

Viajar es vestirse de loco
es decir "no me importa"
es querer regresar.
Regresar volando lo poco
saboreando una copa,
es desear empezar.

Viajar es sentirse poeta,
es escribir una carta,
es querer abrazar.
Abrazar al llegar a una puerta
añorando la calma
es dejarse besar.

Viajar es volverse mundano
es conocer a otra gente
es volver a empezar.
Empezar extendiendo la mano,
aprendiendo del fuerte,
es sentir soledad.

Viajar es marcharse de casa,
es vestirse de loco
diciendo todo  y nada con una postal.
Es dormir en otra cama,
sentir que el tiempo es corto,
viajar es regresar.

domingo, 21 de abril de 2019

La soledad. Zamora.







Soledad
Federico García Lorca

Soledad pensativa
sobre piedra y rosal, muerte y desvelo
donde libre y cautiva,
fija en su blanco vuelo,
canta la luz herida por el hielo.

Soledad con el estilo 
de silencio sin fin y arquitectura,
donde planta en vilo
del ave en la espesura
no consigue clavar tu carne oscura.

En ti dejo olvidada
la frenética lluvia de mis venas,
mi cintura cuajada:
y rompiendo cadenas,
rosa débil seré por alas arenas.

lunes, 15 de abril de 2019

Pesca en un mal día.


Elegía del niño marinero.
Rafael Alberti.

Tendió las redes, ¡Qué pena!,
por sobre la mar helada.
Y pescó la luna llena,
sola, en su red plateada.

¿Qué harás, pescador de oro,
allá en los valles salados
del mar? ¿Hallaste el tesoro
secreto de los pescados?

¡Deja, niño, el salinar
del fondo, y súbeme el cielo
de los peces, y, en tu anzuelo,
mi hortelanita del mar!

jueves, 11 de abril de 2019

Cuatro ideas y todos separados.


Los cuatro muleros
Federico García Lorca

De los cuatro muleros
 que van al campo,
el de la mula torda,
moreno y alto.

De los cuatro muleros
que van al agua,
el de la mula torda 
me roba el alma.

De los cuatro muleros 
que van al río,
el de la mula torda
es mi marío.

¿A qué buscas la lumbre
la calle arriba,
si de tu cara sale
la brasa viva?

martes, 26 de marzo de 2019

La dama tapada.



Leyenda de la dama tapada.
 Se dice que la dama tapada es un ser de origen desconocido, que se aprecia a partir de la media noche a los hombres borrachos que frecuentaban callejones no muy concurridos.
 Al estar cerca de la Dama, se dice que despedía a su entorno una fragancia agradable  y, por ello, casi todos que la veían quedaban impactados. Hacía señales para que la siguiesen y, en trance, las víctimas accedían a la causa, pero ella no permitía que se le acercasen lo suficiente. Así, los alejaba del centro urbano y en lugares remotos empezaba a detenerse. Posteriormente, cuando las víctimas se le acercaban a descubrirle el rostro, un olor nauseabundo contaminaba el ambiente y, al ver su rostro, apreciaban un cadáver  aún en proceso de putrefacción, el cual tenía unos ojos que parecían destellantes bolas de fuego.
  La mayoría de las víctimas morían con convulsiones y botando espuma por la boca, algunos por el susto y otros por el pestilente olor que emanaba del espectro al trasformarse. Muy pocos sobrevivían y en la cultura popular los llamaban tunantes. 

martes, 19 de marzo de 2019

Los colores del comunismo.


Gloria Fuertes
Siempre con los colores a cuestas.

No olvido cuando los rojos y negros
Corríamos delante de los grises
Poniéndolos verdes.
Temblábamos bajo los azules (de camisa)
Bordada en rojo ayer.
Asco color marrón
Que siempre huele a pólvora.
Páginas amarillas leo hoy
Para encontrar a un fontanero
Que no me clave.
Siempre con los colores a cuestas.
Siempre con los colores en la cara
Por la vergüenza de ser honesta.
Siempre con los colores en danza.
Azul contra rojo
Negro contra marrón
Como si uno fuera Dalí y otro Miró.

viernes, 8 de marzo de 2019

Mi bandera tricolor.



Miguel de Unamuno
Te da en la frente el sol de la mañana

Te da en la frente el sol de la mañana
recién nacido, pálida doncella,
misteriosa visión, fugaz estrella,
que te derrites en la luz. Hermana

de la que nace cuando la campana 
tocando a la oración doliente sella
la fatiga de un día más, la mella
que sume el alma en la mortal desgana.

El alba y el acoso cruzan manos,
y así, a la silla de la reina, al día 
y a la noche, rendidos soberanos,

Los llevan a enterrar. Triste sería
que al despertar de nuestros sueños varios
luz y sombra lucharán a porfía.

Frío y cálido.



Gustavo Adolfo Bécquer.
Rima VIII

Cuando miro el azul horizonte
perderse a lo lejos,
al través de una gasa de polvo
dorado e inquieto,
me parece posible arrancarme
del mísero suelo
y flotar con la niebla dorada
en átomos leves
cual ella deshecho.

Cuando miro de noche en el fondo
oscuro del cielo
las estrellas temblar como ardientes
pupilas de fuego,
me parece posible a do brillan
subir en un vuelo
y anegarme en su luz, y con ellas
en lumbre encendido
fundirme en un beso.

En el mar de la duda en que bogo
ni aun sé lo que creo;
sin embargo estas ansias me dicen 
que yo llevo algo
divino aquí dentro.

lunes, 25 de febrero de 2019

Hombre solitario.


Mario Benedetti.
Calle de abrazados

Columnata de árboles
o nada/ sombras sobre piedras
herméticos zaguanes
o nada/ hojas en el viento

La llaman calle de los abrazos 
no exactamente porque las parejas
se refugien allí a falta de otros
espacios de amor gratis

La llaman calle de los abrazados
porque en las noche s de domingo 
hay dos tan solo dos
una mujer y un hombre
desentendidos misteriosos
que se citan allí como dos náufragos 
y cada náufrago se abraza
al otro cuerpo salvavidas.

La llaman calle de los abrazados
como tributo a un solo abrazo
desesperado recurrente
tan azorado y tan estrecho
como si fuese siempre el último

y esto a pesar de que en su isla
el hombre y la mujer ignoren
que ese destino en que se abrazan
se llama calle de los abrazados.

martes, 19 de febrero de 2019

Luna, lunera.



Federico García Lorca
Romance de la Luna.

La Luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira mira.
El niño la está mirando.

En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lubríca y pura,
sus senos de duro estaño.

Huye la luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.

Niño déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojitos cerrados.

Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
Niño déjame, no pises,
mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño,
tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.

¡Cómo canta la zumaya,
ay como canta en el árbol!
Por el cielo va la luna
con el niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran,
dando gritos los gitanos.
El aire la vela, vela.
El aire la está velando.

lunes, 11 de febrero de 2019

Me asomo.


Jesús Pérez Romero
Cuando me asomo a tus ojos.

Cuando me asomo a tus ojos
que son
como dos farolas encendidas 
en medio de la noche....
Me pierdo
en un laberinto de galaxias
de mil colores
que ciegan con su luz
la luz que dan vida a los míos.

Me baño desnudo en ese mar 
azul
donde las penas se ahogan
sin lágrimas
en sus aguas trasparentes.

Cuando me asomo a tus ojos...
Mi corazón se inunda
de un sinfín 
de nuevas sensaciones
y me transportan inexorablemente
a otras dimensiones
que jamás había conocido.


lunes, 4 de febrero de 2019

Bella bruma.



La bruma.
Amado Nervo.

La bruma es el sueño del agua, que se esfuma
en leve gris. ¡ Tú ignoras la esencia dela bruma!
La bruma es el ensueño del agua, y en su empeño
de inmaterializarse lo vuelve todo ensueño.

A través de su velo mirífico, parece 
como que la materia brutal se desvanece:
la torre es un fantasma de vaguedad que pasma,
todo, en su blonda envuelto, se convierte en fantasma,
y el mismo hombre que cruza por su zona quieta
se convierte en fantasma, es decir, en silueta.

La bruma es el sueño del agua, que se esfuma
en leve gris, ¡Tú ignoras la esencia de la bruma,
de la bruma que sueña con la aurora lejana!
y yo dije: ¡ensalcemos a dios, oh bruma hermana!

martes, 29 de enero de 2019

La ruta blanca.


Ruta.
Bernardo Horrach.

Este espigado afán de irme buscando.
Este cavar en mi terrón de sombra.
Y esta extranjera voz que al par me nombra
cuando mi propia voz me está nombrando.

Este continuo andar e ignorar cuando
se detendrá el latido que me asombra.
Y este hilvanar una celeste alfombra
sobre le camino gris que voy cortando.

Toda esta fiebre, esta apretada trama,
esta ansiedad que se renueva y clama
y crece en torno de mi fuga lenta;

Todo esto, en fin, que en mi destino cuenta
para lo oscuro que por mí reclama,
es una ruta, nada más, que alienta
con risa y canto, con gemido y llama.

domingo, 20 de enero de 2019

Los Calderones nevados.


La nieve.
Jorge Guillén.

Lo blanco está sobre lo verde,
y canta.
Nieve que es fina quiere
ser alta.
Enero se alumbra con nieve, si verde,
si blanca.
Que alumbre de día y de noche la 
nieve,
la nieve más clara.
¡Nieve ligera, copo blando,
Cuánto ardor en masa!
La nieve, la nieve en las manos
y el alma.
Tan puro el ardor en lo blanco,
tan puro, sin llama.
La nieve, la nieve hasta el canto
se alza.
Enero se alumbra con nieve silvestre.
¡Cuánto ardor! Y canta.
La nieve hasta el canto - la nieve-
en vuelo arrebata.

lunes, 14 de enero de 2019

Cascada de Sotillo.


Cascada de amor.
Carlos Fuentes

Pongamos a prueba
nuestras fantasías como cuando
interaccionábamos de niños;
desnúdate de tus pensamientos
secretos de los jardines del amor.

Arada está nuestra tierra.
Depositemos nuestra semilla juntos,
con sueños frescos
cosechados en nuestros espectaculares
manantiales del tiempo.

Para alimentarnos
de nuestros momentos... tiernos,
de primavera sin inviernos,
de vasos llenos y espacios nuestros
junto a la cascada... virgen
de ti enamorada.

Baja de las montañas del amor,
creada para irrigar nuestros besos,
para germinar en pasiones y deseos,
detonando en ese momento espectacular
y con nuestros corazones acelerados.

Compartiremos luego... exhaustos
un cigarrillo relajado.
Nuestro momento quedará congelado
junto a la cascada virgen en el tiempo
de dos amantes locamente enamorados.

jueves, 3 de enero de 2019

La ilusión continúa.


Pedro Calderón de la Barca

Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandado,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, idesdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece 
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el  que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.


miércoles, 26 de diciembre de 2018

Últimas hojas, últimos días.


Mario Benedetti
Otoño

Aprovechemos el otoño
antes de que el invierno nos escombre
entremos a codazos en la franja del sol
y admiremos a los pájaros que emigran.

Ahora que calienta el corazón
aunque sea de a ratos y de a poco
pensemos y sintamos todavía 
con el viejo cariño que nos queda.

Aprovechemos el otoño
antes de que el futuro se congele
y no haya sitio para la belleza
porque el futuro se nos vuelve escarcha.

lunes, 17 de diciembre de 2018

Títeres con cabeza.


Gustavo Adolfo Bécquer
Rima III

Deformes siluetas
 de seres imposibles;
paisajes que aparecen
 al través de un tul.

Colores que fundiéndose 
remedan en el aire
los átomos del iris
que nadan en la luz.

Ideas sin palabras,
palabras sin sentido;
cadencias que no tienen 
ni ritmo ni compás.

Memorias y deseos
de cosas que no existen;
accesos de alegría,
impulsos de llorar.

domingo, 2 de diciembre de 2018

Caballo negro.


Nana del caballo grande.
Federico García Lorca

Nana, niño, nana
del caballo grande
que no quiso el agua.
El agua era negra
dentro de las ramas.
Cuando llega el puente
se detiene y canta.
¿Quién dirá, mi niño,
lo que tiene el agua
con su larga cola
por su verde sala?

Duérmete, clavel,
que el caballo ni quiere beber.
Duérmete, rosal,
que el caballo se pone a llorar.

Las patas heridas,
las crines heladas,
dentro de los ojos
un puñal de plata.
Bajaban al río.
!Ay, cómo bajaban¡
La sangre corría 
más fuerte que el agua.

Duérmete, clavel,
que el caballo no quiere beber.
Duérmete, rosal,
que el caballo se pone a llorar.