lunes, 16 de julio de 2018

Divina Luz.


Mario Benedetti.
No se salves.

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no queiras con desgana
no te salves ahora ni nunca

                   no te salves
no te llenes de calma
no reserves el mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si

                      pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo 
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas

                          entonces
no te quedes conmigo.

lunes, 11 de junio de 2018

Mar + Nubes + Sol = Puesta de Sol.


Antonio Machado.
Sol de invierno.

Es mediodía. Un parque.
Invierno. Blancas sendas;
simétricos montículos
y ramas esqueléticas.
Bajo el invernadero,
naranjos en maceta,
y en su tonel, pintado
de verde, la palmera.
Un viejecito dice.
para su capa vieja:
<< ¡El Sol, esta hermosura 
de Sol!...>> Los niños juegan.
El agua de la fuente
resbala, corre y sueña
lamiendo , casi muda, 
la verdinosa piedra.

miércoles, 23 de mayo de 2018

La cara de hierro, como algunos.



La moneda de hierro.
Jorge Luis Borges.

Aquí está la moneda de hierro.Interroguemos
las dos contrarias caras que serán la respuesta
de la terca demanda que nadie no se ha hecho:
¿Por qué precisa un hombre que a una mujer lo quiera ?

Miremos. En el orbe superior se entretejan
el firmamento cuádruple que sostiene el diluvio
y las inalterables estrellas planetarias.
Adán, el joven padre, y el joven Paraíso.

La tarde y la mañana. Dios en cada criatura.
En ese laberinto puro está tu reflejo.
Arrojemos de nuevo la moneda de hierro
que es también un espejo magnífico. Su reverso
es nadie y nada sombra y ceguera. Eso eres.
De hierro las dos caras labran un solo eco.
Tus manos y tu lengua son testigos infieles.
Dios es la inasible centro de la sortija.
No exalta ni condena. Obra mejor: olvida.
Maculado de infamia ¿ por qué no han de quererte?
En la sombra del otro buscamos nuestra sombra;
en le cristal del otro, nuestro recíproco.

martes, 15 de mayo de 2018

Fiuuuuuu¡¡¡¡



El viaje 
Baudelaire.

¡Asombrosos viajeros! ¡Qué nobles relatos
leemos en vuestra ojos profundos como los mares!
Mostradnos los joyeros de vuestras ricas memorias,
Esas alhajas maravillosas, hechas de astros y de éter.

¡Deseamos viajar sin vapor y sin velas!
Para ahuyentar el tedio de vuestras prisiones,
haced desfilar nuestros espíritus, tensos como un lienzo,
vuestros recuerdos enmarcados por horizontes.

Decid, ¿qué habéis visto?

jueves, 3 de mayo de 2018

Golpe de realismo.


Voz humana.
 Vladimir Holan

Piedra y estrella no imponen su música sobre nosotros ,
las flores son silenciosas, las cosas retienen algo,
por culpa nuestra, los animales niegan
su propia armonia de inocencia y de sigilo,
el viento tiene siempre su castidad de gesto simple
y lo que es canción sólo lo saben los pájaros mudos,
a quienes arrojaste una gavilla sin trillar en Nochebuena.

Ser es suficiente para ellos y eso está más allá de las palabras.
Pero nosotros, tenemos miedo no sólo de la oscuridad,
incluso bajo luz abundante
no vemos a nuestro prójimo
y desesperados por exorcismo
gritamos de terror: ¿Estas ahí ? ¡Habla! 

martes, 24 de abril de 2018

Cascada de colores.



Mario Benedetti.
Lluvia.

La lluvia está cansada de llover
yo, cansado dude verla en mi ventana.
Es como si lavara las promesas
y el goce de vivir la esperanza.

La lluvia que acribilla los silencios 
es un telón sin tiempo y sin colores
y a tal punto oscurece los espacios
que puede confundirse con la noche.

Ojalá que el sagrado manantial
aburrido suspenda el manso riego
y gracias a la brisa nos sequemos
a la espera del próximo aguacero.

Lo extraño es que no sólo llueve afuera.
Otra lluvia enigmática y sin agua 
nos toma de sorpresa, y de sorpresa 
llueve en el corazón, llueve en el alma.

lunes, 16 de abril de 2018

Bruma.



La Bruma.
Amado Nervo.

La bruma es el ensueño del agua, que se esfuma
en leve gris. ¡Tú ignoras la esencia de la bruma!
La Bruma es el ensueño del agua, y en su empeño
de inmaterializarse lo vuelve todo ensueño.
A través de su velo mirífico, parece 
como que la materia brutal se desvanece:
la torre es un fantasma de vaguedad que pasma,
todo, en su blonda envuelto, se convierte en fantasma,
y el mismo hombre que cruza por su zona quieta
se convierte en fantasma, es decir, en silueta.
La Bruma es el ensueño del agua, que se esfuma
en leve gris. ¡Tú ignoras la esencia de la Bruma,
de la Bruma que sueña con la aurora lejana!
Y yo dije: ¡Ensalcemos a Dios, oh Bruma hermana!


martes, 10 de abril de 2018

Vaya pareja,,,



Antonio Machado.
Campo

La tarde está muriendo
común hogar humilde se apaga.

Allá, sobre los montes,
quedan algunas brasas.

Y ese árbol roto en el camino blanco
hace llorar de lástima.

¡Dos ramas en el tronco herido, y una 
hoja marchita y negra en cada rama!

¿Lloras?.. Entre los álamos de oro,
lejos, la sombra del amor te aguarda.


jueves, 5 de abril de 2018

La furia y el mar.


El mar muerto.
Rafael Alberti.

Mañanita fría.
¡Se ha muerto el mar!

La nave que yo tenía
ya no podrá navegar.

-Mañanita fría,
¿lo amortajarán?

-Los pueblos de tu ribera
-naranja de mediodia-,
entre laureles y olivas-

-Mañanita fría,
¿quien lo enterrará?

-Marinero, tres estrellas 
muy dulces: Las Tres Marías.

lunes, 2 de abril de 2018

Eden y averno.


Guillaume Apollinaire
Mi boca tendrá ardores de averno 

Mi boca tendrá ardores de averno,
mi boca serrara ti un infierno de dulzura,
los ángeles de mi boca reinarán en tu corazón,
mi boca será crucificada
y tu boca será el madero horizontal de la cruz,
pero qué boca será el madero vertical de esa cruz.
Oh boca vertical de mi amor,
los soldados de mi boca tomarán al asalto tus entrañas,
los sacerdotes de mi boca incensarán tu belleza en su templo,
tu cuerpo se agitará como una región en un terremoto,
tus ojos entonces se cargarán
de todo el amor que se ha reunido
en las miradas de toda la humanidad desde que existe.

lunes, 26 de marzo de 2018

La cierva escondida.


La cierva Blanca
Jorge Luis Borges

¿De qué agreste balada de la verde Inglaterra,
de qué lámina persa, de qué región arcana
de las noches y días que nuestro ayer encierra,
vino la cierva blanca que soñé esta mañana?

Duraría un segundo. La vi cruzar el prado
y perderse en el oro de una tarde ilusoria,
leve criatura hecha de un poco de memoria 
y de un poco de olvido, cierva de un solo lado.

Los númenes que rigen este curioso mundo
me dejaron soñarte pero no ser tu dueño;
tal vez en un recodo del porvenir profundo

te encontraré de nuevo, cierva blanca de un sueño.
Yo también soy un sueño fugitivo que dura
unos días más que el sueño del prado y la blancura.

lunes, 19 de marzo de 2018

Bird in red.


El pájaro yo.
Pablo Neruda.

Me llamo pájaro Pablo,
ave de una sola pluma,
volador de sombra clara
y de claridad confusa,
las alas no se me ven,
los oídos me retumban
cuando paso entre los árboles
o debajo de las tumbas
cual un funesto paraguas
o como una espada desnuda,
estirado como un arco
o redondo como una uva,
vuelo y vuelo sin saber,
herido en la noche oscura,
quienes me van a esperar,
quiénes no quieran  mi canto,
quiénes me quieren morir,
quiénes no saben que llego
y no vendrán a vencerme,
a sangrarme, a retorcerme
o a besar mi traje roto
por el silbido del viento.
Por eso vuelo y me voy,
vuelo y no vuelo pero canto:
soy el pájaro furioso
de la tempestad tranquila.

martes, 13 de marzo de 2018

Mal genio y figura.


El hombre que aprendió a ladrar. 
Mario Benedetti 

Lo cierto es que fueron años de arduo y pragmático aprendizaje, con lapsos de des alineamiento en los que estuvo a punto de desistir. Pero al fin triunfó la perseverancia y Raimundo aprendió a ladrar.
no a imitar ladridos, como suelen hacer algunos chistosos o que se creen tales, sino verdaderamente a ladrar. ¿Qué lo había impulsado a ese adiestramiento? Ante sus amigos se autoflagelaba con humor:
"La verdad es que ladro por no llorar". Sin embargo, la razón más valedera era su amor casi franciscano hacia sus hermanos perros. Amor es comunicación.
¿Cómo amarse entonces sin comunicarse?
Para Raimundo representó un día de gloria cuando su ladrido fue comprendido por Leo, su hermano perro, y (algo más extraordinario aún) él comprendió el ladrido de Leo. A partir de ese día Raimundo y Leo se tendían, por lo general en los atardeceres, bajo la glorieta y dialogaban sobre temas generales. A pesar de su amor por los hermanos perros, Raimundo nunca había imaginado que Leo tuviera una tan sagaz visión del mundo.
Por fin, una tarde se animó a preguntarle, en varios sobrios ladridos: "Dime, Leo, con toda franqueza: ¿qué opinas de mi forma de ladrar?". La respuesta de Leo fue bastante escueta y sincera: "Yo diría que lo haces bastante bien, pero tendrás que mejorar. Cuando ladras, todavía se te nota el acento humano"
Fin.

lunes, 5 de marzo de 2018

El ciervo agazapado.



El ciervo en la fuente.
Félix María Samaniego.

Un ciervo se miraba
en una hermosa cristalina fuente;
placentero admiraba
los enramados cuernos de su frente,
pero ala ver sus delgadas, largas piernas,
al alto cielo daba quejas tiernas.

;¡Oh Dioses! ¿A qué intento,
a esta fábrica hermosa de cabeza
construís su cimiento 
sin guardar proporción en su belleza?
¡Oh qué pesar! ¡Oh qué dolor profundo!
¡No haber gloria cumplida este mundo!

Hablando de esta suerte
el ciervo, vio venir a un lebrel fiero.
Por evitar su muerte 
parte al espeso bosque muy ligero;
pero el cuerno retarda su salida,
con una y otra rama entretejida.

Mas libre del apuro
a duras penas, dijo con espanto:
pese a mis cuernos, fue por correr tanto;
lleve el diablo lo hermoso de mis cuernos,
haga mis feos pies el cielo eternos>

Así frecuentemente
el hombre se deslumbra con lo hermoso;
elige lo aparente,
abrazando tal vez lo más dañoso;
pero escarmiente ahora en tal cabeza:
El útil bien es la mejor belleza.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Las estrellas y la luz.


Gloria Fuertes
" Cómo se hace una estrella "

Con trocitos de papel
de chocolate de ayer.
Con chocolate de bizcocho
de la nariz de Pinocho.
Con ruedas de bicicleta,
 con raqueta de un atleta.
Con trocitos de un planeta,
con trocitos de un poeta.
Así se hace una estrella.
Y también se puede hacer:
haciendo reír a un pez,
dando saltos sobre un pie,
dando un beso sin por qué
¡Así se hace una estrella!

lunes, 19 de febrero de 2018

La cierva.



La cierva blanca.
Jorge Luis Borges.

¿De qué agreste balada de la verde Inglaterra,
de qué lámina persa, de qué región arcana
de las noches y días que nuestro ayer encierra,
vino la cierva blanca que soñé esta mañana?

Duraría un segundo. La vi cruzar el prado
y perderse en el oro de una tarde ilusoria,
leve criatura hecha de un poco de memoria
y de un poco de olvido, cierva de un solo lado.

Los númenes que rigen este curioso mundo
me dejaron soñarte pero no pude ser tu dueño;
tal vez en un recodo del porvenir profundo

te encontraré de nuevo, cierva blanca de un sueño.
Yo también soy un sueño fugitivo que dura
unos días más que el sueño del prado y la blancura.

martes, 13 de febrero de 2018

Puebla de Sanabria.



Vicente Aleixandre
En la plaza

Era una gran plaza abierta, y había olor de existencia.
Un olor a gran sol descubierto, a viento rizándolo,
un gran viento que sobre las cabezas pasaba su mano,
su gran mano que rozaba las frentes unidas y reconfortaba.  

Y era el serpear que se movía
como un único ser, no sé si desvalido, no sé si poderoso,
pero existente y perceptible, pero cubridla de la tierra.

Allí cada uno puede mirarse y puede alegrarse y reconocerse.
Cuando, en la tarde caldeada, solo en tu gabinete,
con los ojos extraños y la interrogación en la boca,
quisieras algo preguntar a tu imagen,

no te busques en el espejo,
en un extinto diálogo en que no te oyes.
Baja, baja espacio y búscate entre los otros.
Allí están todos, y tú entre ellos.
Oh, desnúdate y fúndete, y reconócete.

jueves, 8 de febrero de 2018

El Parador.



Mario Benedetti
Nocturno

Por una vez existe el cielo innecesario.
Nadie averigua acerca de mi corazón 
ni de mi salud milagrosa y cordial,
porque es de noche, manantial de la noche,
viento de la noche, viento olvido,
porque es de noche entre silencio y uñas
y quedo desalmado como un reloj lento.

Húmeda oscuridad desgarradora,
oscuridad sin adivinaciones,
con solamente un grito que se quiebra a lo lejos,
y a lo lejos se quiebra y me abandona.

martes, 6 de febrero de 2018

Leña.Sólo leña.



Al olmo seco
Antonio Machado

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas 
urden sus telas grises las arañas.


martes, 30 de enero de 2018

Utensilio. Adivina.


Gloria Fuertes.
Versos

Soy una taza, una tetera
una cuchara y un cucharón
un plato hondo, un plato llano
un cuchillo y un tenedor.

martes, 23 de enero de 2018

Ocaso áureo.



Antonio Machado.
Ocaso.

Era un suspiro lánguido y sonoro
la voz del mar aquella tarde... El día,
no queriendo morir, con garras de oro
de los acantilados se prendía.

Pero su seno el mar alzó potente,
y el sol,. al fin, como en soberbio lecho,
hundió en las olas la dorada frente,
en una brasa cárdena deshecho.

Para mi pobre cuerpo dolorido,
para mi triste alma lacerada,
para mi yerto corazón herido,
para mi amarga vida fatigada....

¡el mar amado, el mar apetecido,
el mar, el mar y no pensar en nada!....

lunes, 15 de enero de 2018

Agujas de hielo.


Poema de invierno.
Jorge Tellier.

El invierno trae caballos que resbalan en la helada.
Han encendido fuego par defender los huertos
de la bruja blanca de la helada.
Entre la blanca humareda se agita el cuidador.
El perro entumecido amenaza desde su caseta
al témpano flotante de la luna.

Esta noche al niño se le perdonará que duerma tarde.
En la casas de los padres están de fiesta.
Pero él abre las ventanas para ver a los enmascarados jinetes
que lo esperan en el bosque y sabe que su destino 
será amar el olor humilde de los senderos nocturnos.

El invierno trae aguardiente para el maquinista y el fogonero
Una estrella perdida tambalea como baliza.
Cantos de soldados ebrios que vuelven tarde a sus cuarteles.
En la casa ha empezado la fiesta.
Pero el niño sabe que la fiesta está en otra parte,
y mira por la ventana buscando a los desconocidos
que pasará toda la vida tratando de encontrar. 

domingo, 7 de enero de 2018

Temporal o casi....


Alexander Shurbanov
Paisaje invernal con corneja.

La carretera 
está cubierta de nieve.
Como si no existiera.
Como si la hubiéramos soñado.
nos desplazamos lenta y silenciosamente
-un coche detrás de otro-
como niños luego de una travesura.
Confiamos en que debajo de nosotros se halla
la carretera.
Un árbol,
emblanquecido y somnoliento,
a un lado nos señala
que allí es campo raso.
Encima del árbol
se ha posado una corneja.
Es negra.
No la ha tocado la nieve.
Aguarda a que pasemos de largo.
La gente siempre pasa de largo.

martes, 2 de enero de 2018

Caballos en la niebla.



Pablo Neruda.
Caballos.

Vi desde la ventana los caballos.
Fue en Berlin, en invierno. La luz
era sin luz, sin cielo el cielo.

El aire era blanco como un pan mojado.

Y desde la ventana un solitario circo
mordido por los dientes del invierno.

De pronto, conducidos por un hombre, 
diez caballos salieron de la niebla.

Apenas ondularon al salir, como el fuego,
pero para mis ojos ocuparon el mundo
vacío hasta esa hora. Perfectos,encendidos,
eran como diez dioses de largas patas puras,
de crines parecidas al sueño de la sal.

Sus grupas eran mundos y naranjas.
Su color era miel, ámbar, incendio.
Sus cuellos eran torres
cortadas en la piedra del orgullo,
y a los ojos furiosos se asomaba
como una prisionera , la energía.

Y allí en silencio, en medio
del día, del invierno sucio y desordenado,
los caballos intensos eran la sangre,
el ritmo, el incitante tesoro de la vida.

Miré, miré y entonces reviví: Sin saberlo
allí estaba la fuente, la danza del oro, el cielo,
el fuego que vivía la belleza.

He olvidado el invierno de aquel Berlín oscuro.
No olvidaré la luz de los caballos.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Solo en casa.



Solo
Edgar Allan Poe

Desde el tiempo de mi niñez, no he sido
como otros eran, no he visto
como otros veían, no pude sacar
mis pasiones desde una común primavera.
De la misma fuente no he tomado
mi pena; no se despertaría
mi corazón a la alegría con el mismo tono;
y todo lo que quise, lo quise solo.
Entonces - en mi niñez- en el amanecer
de una muy tempestuosa vida, se sacó
desde cada profundidad de lo bueno y de lo malo
el misterio que todavía me ata:
desde el torrente o la fuente,
desde el rojo peñasco de la montaña,
desde el sol que alrededor de mí giraba
en su otoño teñido de oro,
desde el rayo en el cielo
que pasaba junto a mi volando,
desde el trueno y la tormenta,
y la nube que tomó forma
( cuando el resto era azul)
de un demonio ante mi vista.

martes, 19 de diciembre de 2017

La carnicería.


La Luna y la muerte.
Federico García Lorca.

La Luna tiene dientes de marfil.
¡Qué vieja y triste asoma!
Están los cauces secos,
los campos sin verdores
y los árboles mustios
sin nidos y sin hojas.

Doña Muerte, arrugada,
pasea por sauzales
con su absurdo cortejo
de ilusiones remotas.
Va vendiendo colores
de cera y de tormenta
como un hada de cuento
mala y enredadora.

La Luna le ha comprado 
pinturas a la Muerte.
En esta noche turbia
¿está la Luna loca!

Yo mientras tanto pongo
en mi pecho sombrío
una feria sin músicas
con las tiendas de sombra.