lunes, 14 de enero de 2019

Cascada de Sotillo.


Cascada de amor.
Carlos Fuentes

Pongamos a prueba
nuestras fantasías como cuando
interaccionábamos de niños;
desnúdate de tus pensamientos
secretos de los jardines del amor.

Arada está nuestra tierra.
Depositemos nuestra semilla juntos,
con sueños frescos
cosechados en nuestros espectaculares
manantiales del tiempo.

Para alimentarnos
de nuestros momentos... tiernos,
de primavera sin inviernos,
de vasos llenos y espacios nuestros
junto a la cascada... virgen
de ti enamorada.

Baja de las montañas del amor,
creada para irrigar nuestros besos,
para germinar en pasiones y deseos,
detonando en ese momento espectacular
y con nuestros corazones acelerados.

Compartiremos luego... exhaustos
un cigarrillo relajado.
Nuestro momento quedará congelado
junto a la cascada virgen en el tiempo
de dos amantes locamente enamorados.

jueves, 3 de enero de 2019

La ilusión continúa.


Pedro Calderón de la Barca

Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandado,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, idesdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece 
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el  que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.


miércoles, 26 de diciembre de 2018

Últimas hojas, últimos días.


Mario Benedetti
Otoño

Aprovechemos el otoño
antes de que el invierno nos escombre
entremos a codazos en la franja del sol
y admiremos a los pájaros que emigran.

Ahora que calienta el corazón
aunque sea de a ratos y de a poco
pensemos y sintamos todavía 
con el viejo cariño que nos queda.

Aprovechemos el otoño
antes de que el futuro se congele
y no haya sitio para la belleza
porque el futuro se nos vuelve escarcha.

lunes, 17 de diciembre de 2018

Títeres con cabeza.


Gustavo Adolfo Bécquer
Rima III

Deformes siluetas
 de seres imposibles;
paisajes que aparecen
 al través de un tul.

Colores que fundiéndose 
remedan en el aire
los átomos del iris
que nadan en la luz.

Ideas sin palabras,
palabras sin sentido;
cadencias que no tienen 
ni ritmo ni compás.

Memorias y deseos
de cosas que no existen;
accesos de alegría,
impulsos de llorar.

domingo, 2 de diciembre de 2018

Caballo negro.


Nana del caballo grande.
Federico García Lorca

Nana, niño, nana
del caballo grande
que no quiso el agua.
El agua era negra
dentro de las ramas.
Cuando llega el puente
se detiene y canta.
¿Quién dirá, mi niño,
lo que tiene el agua
con su larga cola
por su verde sala?

Duérmete, clavel,
que el caballo ni quiere beber.
Duérmete, rosal,
que el caballo se pone a llorar.

Las patas heridas,
las crines heladas,
dentro de los ojos
un puñal de plata.
Bajaban al río.
!Ay, cómo bajaban¡
La sangre corría 
más fuerte que el agua.

Duérmete, clavel,
que el caballo no quiere beber.
Duérmete, rosal,
que el caballo se pone a llorar.

jueves, 29 de noviembre de 2018

El espectáculo del otoño.


Otro otoño triste
Miguel Hernández

Ya el otoño frunce su tul
de hojarasca sobre el suelo,
y en vuelo repentino
la noche atropella la luz.

Todo es crepúsculo,
señoreando en mi corazón.
Hoy no queda en el cielo
ni un remanso de azul.

Qué pena de día sin sol.
Qué melancolía de luna
tan pálida y tan sola,
ay que frío y ay que dolor.

¿Dónde quedó el calor
del tiempo pasado,
la fuerza y la juventud
que aún siento latir?

Se fue quizás con los días cálidos,
de los momentos que a tu lado viví.
Y así esperando tu regreso,
otro otoño triste ha llegado sin ti.

lunes, 26 de noviembre de 2018

El instante mágico.


Jorge Luis Borges
El instante

¿Dónde estarán los siglos, donde el sueño
de espadas que los tártaros soñaron,
donde los fuertes muros que allanaron,
dónde el Árbol de Adán y el otro Leño ?

El presente está solo. La memoria 
erige el tiempo. Sucesión y engaño
es la rutina del reloj. El año
no es menos vano que la vana historia.

Entre el alba y la noche hay un abismo
de agonías, de luces, de cuidados;
el rostro que se mira en los gastados

espejos de la noche no es el mismo.
El hoy fugaz es tenue y es eterno;
otro Cielo no esperes, ni otro Infierno.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Tus labios de fresa.



Todavía.
Mario Benedetti.

No lo creo todavía
estás llegando a mi lado
y la noche es un puñado
de estrellas y de alegría.

Palpo gusto, escucho y veo
tu rostro, tu paso largo
tus manos y sin embargo
todavía no lo creo.

Tu regreso tiene tanto
que ver conmigo
que por cábala lo digo
y por las dudas lo canto.

Nadie nunca te remplaza
y las cosas más triviales 
se vuelven fundamentales
porque estás llegando a casa.

Sin embargo todavía
dudo de esta buena suerte
porque el cielo de tenerte
me parece fantasía.

Pero venís y es seguro
y venís con tu mirada
y por eso tu llegada
hace mágico el futuro.

Y aunque no siempre he entendido
mis culpas y mis fracasos
en cambio sé que en tus brazos
el mundo tiene sentido.

Y si beso la osadía 
y el  misterio de tus labios,
no habrá dudas ni resabios,
te querré más todavía.

lunes, 5 de noviembre de 2018

Tus formas te delatan.


El ciervo en la fuente.
Felix María Samaniego.

Un ciervo se miraba 
en una hermosa cristalina fuente;
placentero admiraba
los enramados cuernos de su frente,
pero al ver sus delgadas, largas piernas,
al alto cielo daba quejas tiernas.

¡Oh Dioses!¿A qué intento,
a esta fábrica hermosa de cabeza
construís su cimiento
sin guardar proporción en su belleza?
¡Oh qué pesar!¡Oh qué dolor profundo!
¡No haber gloria cumplida en este mundo!

Hablando de esta suerte
el ciervo, vio venir a un lebrel fiero.
Por evitar su muerte
parte al espeso bosque muy ligero;
pero el cuerno retrasa su salida,
con una y otra rama entretejida.

Mas libre del apuro
a duras penas, dijo con espanto:
<< si me veo seguro,
pese a mis cuernos, fue por correr tanto;
lleve el diablo lo hermoso de mis cuernos,
haga de mis feos pies el cielo eterno.>>

Así frecuentemente 
el hombre se deslumbra con lo hermoso;
elige lo aparente,
abrazando tal vez lo más dañoso;
pero escarmiente ahora en tal cabeza:
El útil bien es la mejor belleza.

lunes, 29 de octubre de 2018

¿Y cómo no? La primera nevada.


Canción otoñal.
Federico García Lorca

Todas las rosas son blancas,
tan blancas como mi pena,
y no son las rosas blancas,
 que ha nevado sobre ellas.

Antes tuvieron el iris.
También sobre el alma nieva.
La nieve del alma tiene
copos de besos y escenas
que se hundieron en la sombra
o en la luz del que las piensa.

La nieve cae de las rosas,
pero la del alma queda,
y la garra de los años
hace un sudario con ellas.

¿Se deshelará la nieve
cuando la muerte nos llega?
¿O después habrá otra nieve
y otras rosas más perfectas?
¿Será la paz con nosotros 
como Cristo nos enseña?
¿O nunca será posible
la solución del problema?

martes, 23 de octubre de 2018

Gaviotas.




Soledades.
Antonio Machado.

El mar latescente,
el mar rutilante,
que ríe en sus risas de plata sus risas azules...
¡Hierve y ríe el mar!...
El aire parece que duerme encantado
en la fúlgida niebla del sol blanquecino.
La gaviota palpita en el aire dormido, y al lento
volar soñoliento, se aleja y se pierde en la bruma del sol.

lunes, 15 de octubre de 2018

Ella.

Vicente Huidobro.
Ella.

Tenía  una boca de acero
y una bandera mortal dibujada entre los labios.

Reía como el mar que siente carbones en su vientre.
Como el mar cuando la luna se siente ahogarse.
Como el mar que se ha mordido todas las playas.

El mar que desborda y cae en el vacío en los tiempos de abundancia
cuando las estrellas arrullan sobre nuestras cabezas
antes que el viento norte abra sus ojos.

Era hermosa en sus horizontes de huesos.
Con su camisa ardiente y sus miradas de árbol fatigado.
Como el cielo a caballo sobre las palomas.

lunes, 8 de octubre de 2018

El ciervo espectador de la carrera de corzos.

A. Rheinn
El espectador.

Cada vez más frío y cada vez más lejos.
La contemplación del que sólo observa.
Sin acción, sin participación.
Almas que beben del manantial sin alterar la superficie.
Yo ya no participo; no volveré a actuar.
Interacciones livianas en una relación fugaz y pasajera con el mundo.
Cálidos rayos de sol que te acarician sin desvelarte, sin perturbar su
 plácido sueño.
Distancia...
Lejos....



sábado, 6 de octubre de 2018

Reflejo de lo cotidiano.

Los espejos.
Jorge Luis Borges

Yo sentí el horror de los espejos
no sólo ante el cristal impenetrable 
donde acaba y empieza, inhabitable,
un imposible espacio de reflejos

sino ante el agua especular que imita
el otro azul en su profundo cielo
que a veces raya el ilusorio vuelo
del ave inversa o que un temblor agita.

Y ante la superficie silenciosa
del ébano sutil cuya tersura
repite como un sueño de blancura
de un vago mármol o una vaga rosa,

Hoy, al cabo de tantos y perplejos 
años de errar bajo la varia luna,
me pregunto qué azar de la fortuna 
hizo que yo temiera los espejos.

Espejos de metal, enmascarado
espejo de caoba que en la bruma
de su rojo crepúsculo disfuma
ese rostro que mira y es mirado.

lunes, 10 de septiembre de 2018

La Vuelta 2018. Simon Yates, Alejandro Valverde y Nairo Quintana. Subida a los Lagos de Covadonga.



No te rindas.
Mario Benedetti.

No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros,
y destapar el cielo.

No te rindas, por favor, no cedas,
aunque el frío queme, 
aunque el miedo muerda,
 aunque el sol se esconda
y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma 
aún hay vida en tus sueños.

jueves, 6 de septiembre de 2018

El deseo de agosto .



Deseo.
Federico García Lorca.

Sólo tu corazón caliente,
y nada más.

Mi paraíso, un campo
sin ruiseñor
ni liras,
con un río discreto
y una fuentecita.

Sin la espuela del viento
sobre la fronda,
ni la estrella que quiere
 ser hoja.

Una enorme luz
que fuera
luciérnaga 
de otra 
en un campo de 
miradas rotas.

Un reposo claro
y allí nuestros besos,
lunares sonoros
del eco
se abrirían muy lejos.

Y tu corazón caliente,
nada más.

martes, 7 de agosto de 2018

Auschwitz, la vergüenza humana.




Auschwitz.
León Felipe

Estos poetas infernales,
Dante, Blake, Rimbaud
que hablen más bajo...
que toquen más bajo...
¡Que se callen!
Hoy
cualquier habitante de la tierra
sabe mucho más del infierno 
que esos tres poetas juntos.
Ya se que Dante toca muy bien el violín...
¡Oh, el gran virtuoso!
Pero que no pretenda ahora
con sus tercetos maravillosos
y sus endecasílabos perfectos
asustar a ese niño judío
que está ahí, desgajado de sus padres...
Y solo.
¡Solo!
aguardando su turno 
en los hornos crematorios de Auschwitz
Dante... tú bajaste a los infiernos
con Virgilio de la mano
(Virgilio, Gran Cicerone )
y aquello vuestro de la Divina Comedia fue una aventura divertida de 
música y turismo.
Esto es otra cosa... otra cosa...
¿Cómo te explicaré?
¡Si no tienes imaginación!
Tú... no tienes imaginación,
Acuérdate que en tu "Infierno"
no hay un niño siquiera...
y ese que ves ahí ...
está solo
¡Solo! sin cicerone...
esperando que se abran las puertas de un infierno que tú, ¡pobre
florentino!
no pudiste siquiera imaginar.
Esto es otra cosa... ¿como te diré?
¡Mira! Éste es un lugar donde no se puede tocar el violín.
Aquí se rompen las cuerdas de todos los violines del mundo.
¿Me habéis entendido poetas infernales?
Virgilio, Dante, Blake, Rimbaud...
¡Hablad más bajo! ¡Chist!
¡¡Callaos!! 
Yo también soy un gran violinista...
y he tocado en el infierno muchas veces...
Pero ahora, aquí....
rompo el violín... y me callo.

lunes, 30 de julio de 2018

La mujer azul.


La mujer azul.
Yannis Ritsos.

Se mojó la mano en el mar.
se volvió azul, la mano.
Le gustó.
Se zambulló desnuda en el mar.
Se volvió azul.
Azules también su voz y su silencio.
La mujer azul.
Todos la admiraron.
Nadie la amó.

lunes, 23 de julio de 2018

El teatro como poema.


El teatro es la poesía que se levanta del libro y se hace humana. Y al hacerse, habla, grita, llora y se desespera. El teatro necesita que los personajes que aparezcan en la escena lleven un traje de poesía y al mismo tiempo que se les vean los huesos, la sangre. Han de ser tan humanos, tan horrorosamente trágicos y ligados a la vida con una fuerza tal, que muestren sus tradiciones, que se aprecien sus olores, y que salga a los labios toda la valentía se sus palabras llenas de amor o de ascos.
( Federico García Lorca 
El teatro es la poesía que se hace humana ).

lunes, 16 de julio de 2018

Divina Luz.


Mario Benedetti.
No se salves.

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no queiras con desgana
no te salves ahora ni nunca

                   no te salves
no te llenes de calma
no reserves el mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si

                      pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo 
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas

                          entonces
no te quedes conmigo.

lunes, 11 de junio de 2018

Mar + Nubes + Sol = Puesta de Sol.


Antonio Machado.
Sol de invierno.

Es mediodía. Un parque.
Invierno. Blancas sendas;
simétricos montículos
y ramas esqueléticas.
Bajo el invernadero,
naranjos en maceta,
y en su tonel, pintado
de verde, la palmera.
Un viejecito dice.
para su capa vieja:
<< ¡El Sol, esta hermosura 
de Sol!...>> Los niños juegan.
El agua de la fuente
resbala, corre y sueña
lamiendo , casi muda, 
la verdinosa piedra.

miércoles, 23 de mayo de 2018

La cara de hierro, como algunos.



La moneda de hierro.
Jorge Luis Borges.

Aquí está la moneda de hierro.Interroguemos
las dos contrarias caras que serán la respuesta
de la terca demanda que nadie no se ha hecho:
¿Por qué precisa un hombre que a una mujer lo quiera ?

Miremos. En el orbe superior se entretejan
el firmamento cuádruple que sostiene el diluvio
y las inalterables estrellas planetarias.
Adán, el joven padre, y el joven Paraíso.

La tarde y la mañana. Dios en cada criatura.
En ese laberinto puro está tu reflejo.
Arrojemos de nuevo la moneda de hierro
que es también un espejo magnífico. Su reverso
es nadie y nada sombra y ceguera. Eso eres.
De hierro las dos caras labran un solo eco.
Tus manos y tu lengua son testigos infieles.
Dios es la inasible centro de la sortija.
No exalta ni condena. Obra mejor: olvida.
Maculado de infamia ¿ por qué no han de quererte?
En la sombra del otro buscamos nuestra sombra;
en le cristal del otro, nuestro recíproco.

martes, 15 de mayo de 2018

Fiuuuuuu¡¡¡¡



El viaje 
Baudelaire.

¡Asombrosos viajeros! ¡Qué nobles relatos
leemos en vuestra ojos profundos como los mares!
Mostradnos los joyeros de vuestras ricas memorias,
Esas alhajas maravillosas, hechas de astros y de éter.

¡Deseamos viajar sin vapor y sin velas!
Para ahuyentar el tedio de vuestras prisiones,
haced desfilar nuestros espíritus, tensos como un lienzo,
vuestros recuerdos enmarcados por horizontes.

Decid, ¿qué habéis visto?