domingo, 19 de febrero de 2017

Alas metálicas.

Eres azul.
MariaCarmen.

Eres azul...
azul profundo de emociones
azul tranquilo, azul sereno
azul real y verdadero...

Pintaste mi alma, pintaste mi cielo
en un breve momento
pintaste de azul mi corazón y mis adentros...
azul, infinito de sueños
eterno, inmortal... azul sereno
azul  con blanco de fe y de cielo...

!SI¡
Eres azul de inteligencia
azul promesa
azul  lejano
azul cercano
azul sereno....

Lejano y grande
difuminado e inalcanzable
eres azul de cielo
azul que no cansa
azul que me alcanza
para iluminar desde aquí 
mi negro cielo......

miércoles, 15 de febrero de 2017

El camino.


EL CAMINO DE LA MUERTE
Manuel Machado.

Es el camino de la muerte. 
Es el camino de la vida... 
En la frescura de las rosas
ve reparando. Y en las lindas
adolescentes. Y en los suaves
aromas de las tardes tibias. 
Abraza los talles esbeltos
y besa las caras bonitas. 
De los sabores y colores
gusta. Y de la embriaguez divina. 
Escucha las músicas dulces. 
Goza de la melancolía
de no saber, de no creer, de
soñar un poco. Ama y olvida, 
y atrás no mires. Y no creas
que tiene raíces la dicha. 
No habrás llegado hasta que todo
lo hayas perdido. Ve, camina... 
Es el camino de la muerte. 
Es el camino de la vida. 

domingo, 12 de febrero de 2017

Agua libre de remilgos.

Octavio Paz.
El desconocido.

La noche nace en espejos de luto.
Sombríos ramos húmedos
ciñen su pecho y su cintura,
su cuerpo azul, infinito y tangible.
No la puebla el silencio: rumores silenciosos,
peces fantasmas, se deslizan, fosforecen, huyen.
La noche es verde, vasta y  silenciosa.
La noche es morada y azul.
Es de fuego y es de agua.
La noche es de mármol negro y de humo.
Es sus hombros nace un río que se curva,
una silenciosa cascada de plumas negras.

lunes, 6 de febrero de 2017

Bruma.

Cendal flotante de leve bruma...
Gustavo Adolfo Bécquer.

Cendal flotante de leve bruma,
rizada cinta de blanca espuma,
rumor sonoro
de arpa de oro,
beso del aura, onda de luz,
                                 eso eres tú.
¡Tú, sombra aérea que cuantas veces
voy a tocarte te desvaneces
como la llama, como el sonido,
como la niebla, como un gemido
                               del lago azul!
En mar sin playas onda sonante,
en el vacío cometa errante,
largo lamento
del ronco viento,
ansia perpetua de algo mejor,
                                 eso soy yo.
¡Yo, que a tus ojos en mi agonía
los ojos vuelvo de noche y día;
yo, que incansable corro y demente
tras una sombra, tras la hija ardiente
de una visión!

martes, 31 de enero de 2017

Corre, corre, caballito.


Era un niño que soñaba
un caballo de cartón.
Abrió los ojos el niño
y el caballito no vio.
Con un caballito blanco
el niño volvió a soñar;
y por la crin lo cogía...
¡Ahora no te escaparás!
Apenas lo hubo cogido,
el niño se despertó.
Tenía el puño cerrado.
¡El caballito voló!
Quedóse el niño muy serio
pensando que no es verdad
un caballito soñado.
Y ya no volvió a soñar.
Pero el niño se hizo mozo
y el mozo tuvo un amor,
y a su amada le decía:
¿Tú eres de verdad o no?
Cuando el mozo se hizo viejo
pensaba: Todo es soñar,
el caballito soñado
y el caballo de verdad.
Y cuando vino la muerte,
el viejo a su corazón
preguntaba: ¿Tú eres sueño?
¡Quién sabe si despertó! 

Antonio Machado

martes, 17 de enero de 2017

Los vapores de la Tierra.


El corazón de la Tierra.

El corazón de la Tierra 
tien hombres que la desgarran.
La Tierra es muy anciana.
Sufre ataques al corazón
-en sus entrañas-.
Sus volcanes,
laten demasiado 
por exceso de odio y de lava.

La Tierra no está para muchos trotes
está cansada.
Cuando entierran en ella
niños con metralla
le dan arcadas.

Gloria Fuertes.

Amarillo y ella.

Primavera amarilla
Abril venía, lleno
todo de flores amarillas:
amarillo el arroyo,
amarillo el vallado, la colina,
el cementerio de los niños,
el huerto aquel, donde el amor vivía.

El sol ungía de amarillo el mundo,
con sus luces caídas;
¡ay, por los lirios áureos,
el agua de oro, tibia;
las amarillas mariposas
sobre las rosas amarillas!

Guirnaldas amarillas escalaban
los árboles; ¡el día
era una gracia perfumada de oro,
en un dorado despertar de vida!
Entre los huesos de los muertos
abría Dios sus manos amarillas.

Juan Ramón Jiménez.

miércoles, 4 de enero de 2017

¡¡¡¡¡¡ Comienza el espectáculo !!!!!


Como el pan se parece
al pan de ayer,
como un anillo a todos los anillos:
los días
parpadean
claros, tintineante, fugitivos,
y se recuestan en la noche oscura.

Veo el último
día 
de este 
año
en un ferrocarril, hacia las lluvias
del distante archipiélago morado,
y el hombre
de la máquina,
complicada como un reloj del cielo,
agachando los ojos
a la infinita
pauta de los rieles, 
a las brillantes manivelas,
a los veloces vínculos del fuego.

Oda al primer día del año.
Pablo Neruda.

domingo, 1 de enero de 2017

Nos quedan sólo los Reyes Magos.


Por el cinco de enero, cada enero ponía mi calzado cabrero a la ventana fría. Y encontraban los días, que derriban las puertas, mis abarcas vacías, mis abarcas desiertas.
more

Nunca tuve zapatos, ni trajes, ni palabras: siempre tuve regatos, siempre penas y cabras. Me vistió la pobreza, me lamió el cuerpo el río, y del pie a la cabeza pasto fui del rocío. Por el cinco de enero, para el seis, yo quería que fuera el mundo entero una juguetería. Y al andar la alborada removiendo las huertas, mis abarcas sin nada, mis abarcas desiertas. Ningún rey coronado tuvo pie, tuvo gana para ver el calzado de mi pobre ventana. Toda la gente de trono, toda gente de botas se rió con encono de mis abarcas rotas. Rabié de llanto, hasta cubrir de sal mi piel, por un mundo de pasta y un mundo de miel. Por el cinco de enero, de la majada mía mi calzado cabrero a la escarcha salía. Y hacia el seis, mis miradas hallaban en sus puertas mis abarcas heladas, mis abarcas desiertas.

Las abarcas desiertas.
Míguel Hernández.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Cascada de invierno.



Agua de Roma.
Rafael Alberti.

Oyes correr en Roma eternamente,
en la noche, en el día, a toda hora
el agua, el agua, el agua corredora
de una fuente a otra fuente y otra fuente.

Arrebatada, acústica, demente,
infinita existencia corredora,
cante en lo oscuro, gima bullidora,
en su fija locura ser corriente.

Ría de un ojo, llore de unos senos,
salte de un caracol, de entre la boca
de la más afilada dentadura.

O de las ingles de unos muslos llenos,
correrá siempre, desbandada y loca
libre y presas perdida en su locura.

sábado, 17 de diciembre de 2016

El bosque otoñal.


Si pudiera elegir mi paisaje 
de cosas memorables, mi paisaje
de otoño desolado,
elegiría, robaría esta calle
que es anterior a mi y a todos.

Ella devuelve mi mirada inservible,
la de hace apenas quince o veinte años
cuando la casa verde envenenaba el cielo.
Por eso es cruel dejarla recién atardecida
con tantos balcones como nidos a solas
y tantos pasos como nunca esperados.

Mario Benedetti.
Elegir mi paisaje.

lunes, 12 de diciembre de 2016

El rostro oculto interactivo.

Tu cara oculta
( En memoria de Raquel Colomer)

Ahora que la luz anuncia el estío
con su ciego resplandor,
¿Como es posible que el Sol asome ufano su cara
sobre esta tierra bañada en lágrimas 
cuando la tuya,
tu preciosa cara,
con tanta tenacidad se oculta a mi mirada?

Óscar Bartolomé.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Como velas.


En la niebla.

¡Que extraño es vagar en la niebla!
En soledad piedras y sotos.
No ve el árbol los otros árboles.
Cada uno está solo.

Lleno estaba el mundo de amigos
cuando el cielo era aún hermoso.
Al caer ahora la niebla
los ha borrado a todos.

¡Qué extraño es ahora vagaren la niebla!
Ningún hombre conoce a otro.
Vida y soledad se confunden.
Cada un está solo.

Hermann Hesse.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Belleza eslava.


Bella 
como en la piedra fresca
del manantial, el agua
abre un ancho relámpago de espuma,
así es la sonrisa en tu rostro,
bella.

Bella,
de finas manos y delgados pies
como un caballito de plata,
andando, andando flor del mundo,
así te veo,
bella.

Bella,
con um nido de cobre enmarañado
en tu cabeza, un nido
color de miel sombría
donde mi corazón arde y reposa, 
bella.

Pablo Neruda.
Bella.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Bosnia y Herzegovina. Para recordar.


Recuerdos.
Antonio Machado.

!Oh, en el azul, vosotras, viajeras golondrinas
que vais al joven Duero, rebaños de merinos,
con rumbo hacia las altas praderas numantinas,
por las cañadas hondas y al sol de los caminos
hayedos y pinares que cruza el ágil ciervo,
montañas, serrijones, lomazos, parameras,
en donde reina el águila, por donde busca el cuervo
su infecto expoliario; menudas sementeras 
cual sayos cenicientos, casetas y majadas 
entre desnuda roca, arroyos y hontanares
donde a la tarde beben las yuntas fatigadas,
dispersos huertecillos, humildes abejares!....

sábado, 26 de noviembre de 2016

Cuba, La Habana, adiós Fidel. Hola democracia?

Elegía.
Miguel Hernández.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

martes, 22 de noviembre de 2016

Cueva de Postojna. Eslovenia.


De la cueva salen
largos sollozos.

( Lo cárdeno
sobre el rojo)

El gitano evoca 
países remotos.

( Torres altas y hombres
 misteriosos )

En la voz entrecortada
van sus ojos.

( Lo negro 
sobre el rojo ).

Y la cueva encalada
tiembla en el oro.

( Lo blanco
sobre el rojo).

Cueva- Poema de la Soleá.
Federico García Lorca.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

El otoño del retoño.


De los hermosos el retoño ansiamos
para que su rosal no muera nunca,
pues cuando el tiempo su esplendor marchite
guardará su memoria su heredero.

Pero tú, que tus propios ojos amas,
para nutrir la luz, tu esencia quemas
y hambre produces donde hay altura,
demasiado cruel y hostil contigo.

Tú que ers hoy del mundo fresco adorno,
propón de la radiante primavera,
sepultas tu poder en el capullo,
dulce egoista que malgasta ahorrando.

Del mundo ten piedad: que tú y la tumba,
ávidos, lo que es suyo no devoren.

William Shakespeare.
De los hermosos el retoño ansiamos..

lunes, 14 de noviembre de 2016

Otoño en los Lagos de Plitvice, Croacia.


Quiero llorar porque me da la gana
como lloran los niños del último banco,
porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja,
pero si un pulso herido que son las cosas del otro lado.

Quiero llorar diciendo mi nombre,
rosa, niño y abeto a la orilla de este lago,
para decir mi verdad de hombre de sangre
matando en mí la burla y la sugestión del vocablo.

Nuestro ganado pace, el viento espira.
Garcilaso. 

lunes, 7 de noviembre de 2016

Mujeres en La mezquita de Gazi Husrev-bey, Sarajevo.


Qué hermosa vejez podíamos haber tenido tu y yo
sin toda esa locura nacionalista eslavo meridional.

Y en cambio,
después de toso sólo nos han quedado 
estos encuentros de amor tristes
en el cementerio del León.

Ahora quiero decirte 
que por momentos soy feliz
en medio de esta infelicidad
cuando en el cementerio me sorprende la lluvia.

Cuánto me gusta empaparme junto a ti

Izet Sarajlic.
Sarajevo.

lunes, 31 de octubre de 2016

Sarajevo. El lugar de la sinrazón.


Esta foto la he hecho en Sarajevo.
Es un paisaje con un cementerio musulmán en primer plano 
y la ciudad al fondo.
Se usaron parques y jardines para enterrar a los muertos 
de la guerra.
Ninguna guerra tiene justificación y menos entre hermanos.
Aunque es pronto para curar las heridas, ya que sólo han pasado 20 años 
desde que acabó la guerra, deseo que este pueblo sea capaz de vivir en paz.

martes, 25 de octubre de 2016

La belleza de lo simple.

Rubén Darío.

Mar armonioso,
mar maravilloso
de arcadas de diamante que se rompen en vuelos
rítmicos que denuncian algún ímpetu oculto,
espejo de mis vagas ciudades de los cielos,
blanco y azul tumulto
de donde beta un canto inextinguible,
mar paternal, mar santo,
mi alma siente la influencia de tu alma invisible.

domingo, 16 de octubre de 2016

Lo imposible.

El amor es rara ave que repentina emigra
dejando soledades y cruentas amarguras
y con distinto plumaje a otro rumbo arriba
posando con sus alas sus frágiles ternuras,
sufre el que sigue amando , cuando al que quiere ha partido
sin resignarse a que no es querido, niégase a darle olvido,
y en su cardinal tristeza, rechaza ser querido
pero tampoco quiere por la tanto que ha sufrido.

Mas pasada la conmoción que otrora
restañados los pesares por el tiempo
devuelta el aver en su demora
imperceptible vuelve a su aposento
y de las briznas de paja en el viento
recógelas con su frágil pico
y vuelve en renovado encuentro
a traer su amor melifluo.

Rara ave.
Malco Costa.


lunes, 10 de octubre de 2016

Los pomelos solitarios.


Frutas extrañas que cuelgan 
en los arboles del Sur.
Sangran sus hojas
y sus raíces
en las colinas del Sur.

Frutos negros mecidos por la suave brisa.
Frutas extrañas son que cuelgan
en los arboles
en las llanuras desiertas 
desoladas 
del sur.

Ojos curiosos, saltones,
bocas torcidas, despiertas. Frutas extrañas
Fresco y dulce olor a magnolias
ante la carne incendiada,
en la bucólica imagen
de las colinas del Sur.

Son frutas para los cuervos
que se lleva el agua,
que se lleva el viento,
para que el Sol las madure
y los arboles las suelten 
en esa amarga y extraña
cosecha de fin de tiempo.

Frutas de carne florecen,
maduran,
se pierden,
en las cosechas amargas
de las colinas del Sur.

Fruta extraña.
Vimón.

La flor de la esperanza.

Vida,
eres como una viña:
atesoras la luz y la repartes
transformada en racimo.
el que de ti reniega
que espere
un minuto, una noche,
un año corto o largo,
que salga
de su soledad mentirosa,
que indague y luche, junte
sus manos a otras manos,
que no adopte ni halague
a la desdicha,
que la rechace dándole
forma de muro,
como a la piedra los picapedreros,
que corte la desdicha
y se haga con ella
pantalones.
La vida nos espera
a todos
los que amamos
el salvaje
olor a mar y menta
que tiene entre los senos.

Oda a la vida.
Pablo Neruda.

jueves, 6 de octubre de 2016

El templo del amor.

Si te quiero es porque sos 
mi amor mi cómplice y todo 
y en la calle codo a codo 
somos mucho más que dos 

y por tu rostro sincero 
y tu paso vagabundo 
y tu llanto por el mundo 
porque sos pueblo te quiero 

y porque amor no es aureola 
ni cándida moraleja 
y porque somos pareja 
que sabe que no está sola 

te quiero en mi paraíso 
es decir que en mi país 
la gente viva feliz 
aunque no tenga permiso 

si te quiero es porque sos 
mi amor mi cómplice y todo 
y en la calle codo a codo 
somos mucho más que dos.

Mario Benedetti.
Te quiero.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Restos de una morada.

                   Esta casa
no es lo que era. Fuerza una caja 
de guitarra. Nunca se habló
de fribomas , de porvenires,
de pasados, de lejanías.
Nunca pulsó el bordón 
del grave acento: << nos queremos,
te quiero, me quieres,nos quieren,,,,,>>
No podríamos ser solemnes,
pues que hubieran pensado entonces
el gato, con su traje verde,
el galápago, el ratón blanco,
el girasol acromegálico…….

 Esta casa no es lo que era.
Ha empezado a andar, paso a paso.
Va abandonándonos sin prisa.
si hubiera ardido en pompa, todos,
correríamos a salvarnos.
Pero así nos da tiempo a todo:
a recoger cosa que ahora
advertimos que no existían;
a decirnos adiós, corteses;
a recorrer, indiferentes,
las paredes que tosen, donde
proyectó su sombra la adelfa,
sombra y ceniza de los días.

José Hierro.